Carta de presentación

logo alargado

Bienvenidos al Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor del Hospital General Universitario de Alicante (SARTD). El propósito de este espacio es proporcionar acceso a la información acerca de nuestro Servicio y sus actividades.

La anestesiología, en su origen, encuentra su razón de ser en el dolor quirúrgico, pero esta función, errónea y simplificada, va mucho más allá del quirófano para convertirse en una disciplina integrada y polivalente.

La Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación (S.E.D.A.R.), define la Anestesiología como la ciencia médica que se ocupa del alivio del dolor y cuidado sistémico del paciente quirúrgico antes, durante y después de la cirugía. En la actualidad esta especialidad trasciende el ámbito del quirófano, y entre sus funciones se encuentra el tratamiento del dolor y el manejo de cuadros clínicos críticos y situaciones de emergencia dentro y fuera de los hospitales.

El Hospital General Universitario de Alicante cuenta con un Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor de referencia provincial. Este Servicio se estructura en cinco unidades de gestión clínica que se corresponden con sus cinco procesos fundamentales: analgesia obstétrica, pacientes críticos, tratamiento del dolor, anestesia o sedación fuera de quirófano y, por supuesto, anestesia para pacientes quirúrgicos, que comprende a su vez tres unidades asistenciales básicas: cirugía programada, cirugía de urgencia y diferida, y cirugía ambulatoria o sin ingreso.

La polivalencia de la anestesiología

El SARTD del Hospital de Alicante atiende a diario 23 quirófanos programados, varias salas de radiología intervencionista, una sala de Endoscopias, un quirófano para la extracción ovular y la fecundación in vitro, analgesia en el parto, tres quirófanos de urgencias, una Cuidados Críticos Quirúrgicos, una Unidad de Cuidados Intermedios Quirúrgicos,  una unidad de terapéutica dolor crónico  además de las tres consultas de preanestesia y cuatro salas de recuperación postanestésica. La Anestesiología, es por tanto, una especialidad médica con una característica muy beneficiosa en la actualidad: su gran polivalencia. De hecho, y en contra de la creencia común de asociar indivisiblemente la anestesia al campo quirúrgico, los anestesiólogos invierten prácticamente más de un 30% de su tiempo laboral fuera del propio quirófano.

Una disciplina integral

El tratamiento del dolor es la esencia de la anestesiología., sin embargo  actualmente sabemos que esto es una dimensión más dentro de un acto quirúrgico que, a parte del tratamiento del dolor puede incluir aspectos tales como la sedación, la hipnosis, la relajación muscular, la protección de reflejos indeseables, los bloqueos nerviosos centrales y periféricos, y en definitiva y en lo que se resume la labor del anestesiólogo en quirófano, la protección del paciente ante la agresión quirúrgica. El anestesiólogo, por tanto, pasa no solo a tratar el dolor relativo a la cirugía sino la totalidad de un paciente.

En efecto, hoy en día el anestesiólogo es contemplado como el especialista “peri operatorio”, es decir, el encargado del cuidado médico del paciente durante todo proceso quirúrgico. Ello incluye el estudio y preparación del mismo antes de la intervención, así como la supresión del dolor y la vigilancia de las constantes vitales durante la cirugía; cuidados que, en consonancia con el equipo de cirujanos, continúan tras la operación y hasta que el paciente esté en condiciones de volver a la sala de hospitalización.

Para garantizar la máxima seguridad en el quirófano, el Hospital de Alicante dispone de tres consultas preanestésicas diarias, donde se evalúa la condición física de los pacientes y su riesgo a ser sometidos a una intervención. De esta forma se planifica la anestesia, se genera un informe clínico. Se le aclaran las dudas que pueda tener el paciente, se le tranquiliza de la ansiedad lógica ante lo desconocido y se le pauta la medicación necesaria para optimizar su estado según su patología.

En el quirófano, ciertamente, es donde el anestesiólogo realiza la parte más delicada de su trabajo: controlar las funciones vitales del paciente a partir de sofisticados sistemas de monitorización electrónica y la administración de medicaciones para mantener el estado de inconsciencia y regular el ritmo cardíaco, la tensión arterial, la respiración y las funciones renal y cerebral. En definitiva el anestesiólogo protege al paciente de la agresión que significa la cirugía y de su interacción con la patología previa.

Sin embargo, no se puede pensar nunca que nuestra actividad como anestesiólogos va a finalizar cuando acaba la operación, puesto que ni la metabolización de los fármacos ni la respuesta orgánica endocrino – metabólica a la agresión quirúrgica finaliza cuando se sutura la piel, o cuando termina la intervención. Nació de ahí una nueva dimensión más de la anestesiología: el cuidado y control del paciente en el periodo postoperatorio. Durante esta fase de recuperación, el anestesiólogo inicia el tratamiento necesario para atenuar el dolor y las molestias del paciente tras la operación así como las acciones clínicas necesarias encaminadas a revertir la acción de los fármacos y restablecer lo mas pronto posible la normalidad del estado de salud del paciente.

Docencia e investigación

Pero además de la asistencia sanitaria, el Servicio de Anestesiología y Reanimación del HGUA incluye entre sus tareas básicas la docencia, tanto pregraduada como especializada, poniendo a disposición de la enseñanza, tanto de pre-grado como especializada,  los recursos asistenciales y para el estudio con los que cuenta el Servicio; y la investigación, que supone la realización de proyectos científicos sobre aspectos propios de la especialidad con el fin de fomentar el auto desarrollo y el progreso del sistema sanitario. En este terreno cabe señalar los estudios sobre ventilación artificial y cirugía cardiaca. En esta última, además, destaca el empleo de técnicas de anestesia locorreegional y procedimientos de extubación endotraqueaJ en el propio quirófano por los que el SARTD es especialmente reconocido.

El Hospital General Universitario de Alicante, con todo, cuenta con un Servicio de Anestesiología y Reanimación excelente, amplio y diversificado, que ofrece la máxima cobertura asistencial, propia de un hospital de referencia, donde el alivio del dolor y el cuidado del paciente quirúrgico constituyen el centro de su actividad.

Dr. Roque Joaquín Company TeulerroquePresentacion

Jefe del Servicio de Anestesiología – Reanimación y Terapéutica del Dolor